Saltar al contenido

Donde decirle a tu pareja que es tu futuro ex

Todos nacemos en la sociedad y estamos rodeados de  personas desde pequeños, quieras o no, las tienes al lado. Pero de todas esas personas elegimos una que parece que nos dice algo más, de manera incondicional se convierte en la primordial ¡Qué dulces e intensos son los principios! Esas primeras miradas, esos roces de manos, esas mariposas hasta en los pulmones… Esa falta de sueño que no cansa porque va alimentada por los mensajes, llamadas, momentos compartidos, besos, caricias, atrevimientos y sus recompensas, esa satisfacción que sientes en dar el paso y ser recibido de brazos abiertos… Ese hormigueo cuando te toca, el mareo de sentir el aliento en tu oreja, el deseo de dejar todo el mundo a sus pies. Esa energía que te hace funcionar como un sobrehumano sólo porque está esa persona, o sólo porque lo verá, o sólo porque quieres ser el mejor del mundo mundial para sacarle una sonrisa… ¡Qué bonito! Mientras sigue y mientras dure.


En un momento dado muchas veces entendemos que este sapo no era precisamente el adecuado como para besarlo, porque en princesa no se convierte, o que en  vez del príncipe ha llegado su caballo. Y es normal, damos con muchas personas, sobre todo en nuestros tiempos de tecnología tan desarrollada. Seguidamente, sigue la cuestión de serie: ¿ahora cómo se lo digo? ¿Dónde? ¿Cómo?

Antes que nada hay que tener en consideración los sitios que NO son recomendables para nada dado su peligro para la salud física y mental. 

  • En casa. No, no, no y ¡no! Hay demasiados platos, tazas, vasos, bandejas, aparte de todos los objetos que podrían considerarse arma blanca como cuchillo o tenedor (deja cuatro agujeros, cuidado)
  • En el avión. No lo recomiendo. No tienes escapatoria, pero sí la bronca asegurada para todo el viaje. Poca cosa te lo va a poder hacer ameno, sobre todo si viajas en low-cost.
  • En un ascensor. Imagínate que hay un corte de luz y ahí te quedas con la charla, y sería sólo la charla si tu ex no tiene claustrofobia. Pero si tu objetivo es conseguir que tenga un ataque, ya hay que ser demasiado cruel.
  • En un paseo por el monte. Al menos que lleves tú el coche, porque lo mismo allí te quedas. O lo mismo sales volando abajo que supongo que no es el objetivo.
  • En un parque de atracciones. (En en un paseo en globo o haciendo un salto con paracaídas si su ex es el instructor). Sobran los comentarios. 

Dado que ya de por sí es duro, para salir sano y salvo y con las menores pérdidas de neuronas posibles optaría por las siguientes opciones:

  • Opción cobarde. Por whatsapp o teléfono con el seguido bloqueo. Con el típico mensaje de que “no eres tú soy yo”, o al revés, “sí, eres tú, qué narices…”, sea como sea, es la opción de no tener la valentía de dar la cara, que es como se va a percibir, aunque tu intención haya sido focalizada en no cruzarte con esa persona. Ten por seguro que vas a quedar como alguien a quien le faltan ciertas partes del cuerpo.
  • Opción sporty. Un paseo en bici. Esto sí, tienes que ser muy buen ciclista para salir echando humos y que no pueda seguirte. Si tu ex mejor que tú pedaleando, no es recomendable, podría convertirse en un accidente traumático.
  • Opción bomba de humo. En un concierto, una discoteca, un pub (¡ojo! ¡Qué haya mucha gente!). Se lo comunicas y te pierdes entre la muchedumbre. Eso sí, mejor no vestir nada reflectante ni que llame la atención,así es mejor perderse.
  • Opción gamer. Si le van los juegos es tu salvación y salida. Mientras esté metido en el proceso se lo sueltas y tan mansamente te vas. Ni se entera, asegurado. Pero si no es tu casa, mejor.
  • En la calle,  si tenemos malas condiciones climáticas. Nadie va a aguantar el frío o la lluvia por mucho rato. La Discusión se resumirá a lo justo y necesario. Mejor que mejor.

La naturaleza humana hace que seamos egoístas y, además, nada es eterno. Se considera y se cree que la base de una relación es fin y resultado de pasión y confianza. Y la pasión es incontrolable y efímera, la confianza es una faceta que ha de crearse. ¿Y qué es la confianza? Una materia sin peso ninguno, apenas perceptible que aparece cuando las partículas de la fidelidad se juntan con las del esfuerzo en el día a día, durante semanas, meses y años. Y con todo lo que cuesta puede ser rota en un momento, por ejemplo,  con un actuar sin pensar. La confianza de una persona es un valor infinito, aunque en ocasiones perdiendo algo valioso encontramos otro algo que realmente no podría ser ni valorado, como las obras maestras. No hay una puerta que se cierre sin que se abra otra.

Escrito por Aleksandra Flores. Escritora colaboradora de ahorrayviaja.com